Apple convertira el Watch en un glucómetro

apple.glucometro

Jubilando a las impresoras del ambulatorio

Todavía recuerdo la época en la que tenía que llevarle los análisis en mano a mi médico. Luego éste cumplimentaba una receta a mano y con un papel garabateado de una forma ininteligible, acudía a la farmacia o pedía cita para un especialista.

Posteriormente llegaron los ordenadores y las impresoras. Ya tus informes salían de la pantalla del ordenador y el médico ya no tenía que escribir. Estamos en la época de cambios donde todavía recurrimos al papel impreso. Pero las empresas que se dedican al renting de impresoras en los ambulatorios tienen sus días contados. Todo lo llevaremos en el móvil.

El laboratorio secreto de Apple

No es un secreto que Apple dispone de una plataforma para que desarrolladores de software puedan lanzar nuevas aplicaciones médicas. Un ejemplo de ello son las intenciones de convertir su dispositivo de pulsera, el Watch, en un glucómetro.

Según la CNBC, Apple ha contratado un equipo de ingenieros biomédicos para trabajar en Palo Alto (California). El edificio donde se ubican está lejos del cuartel general de Apple y pretende pasar desapercibido.

La finalidad de este equipo de ingenieros tiene que ver con una de las visiones de Steve Jobs, que pretendía convertir el iphone en un detector de los niveles de azúcar en sangre.

Se trataría de desarrollar una técnica no invasiva que le permita a las personas con diabetes conocer en todo momento cual es su glucosa en sangre.

La medición de glucosa en sangre

Hasta el momento las personas con diabetes tienen que pincharse varias veces al día en un dedo para extraer una pequeña gota de sangre. La gota la depositan en una tira reactiva que posteriormente es leída por un glucómetro.

La otra alternativa que tienen es llevar adosado en el cuerpo un aparato que tiene alojado una sonda debajo de la piel. Ambas técnicas para medir la glucosa son invasivas. Requieren que el paciente perfore su piel, bien sea a través de un pinchazo o para insertar una sonda.

Descubrir una técnica que permita conocer la glucosa en sangre sin tener que hacer sufrir al paciente podría ser un gran avance.

El mercado del glucómetro

La diabetes es una patología que afecta a una parte importante de la población mundial. Supone una gran parte de los costes sanitarios, bien sea para el tratamiento de la enfermedad misma o para las consecuencias de una diabetes mal monitorizada.

El mercado potencial para este tipo de avances puede ser enorme. Muchas empresas tecnológicas lo han intentado y han fracasado.

Obtener un dispositivo que permita medir de forma precisa e indolora los niveles de azúcar en sangre es un desafío formidable, comenta John L. Smith, uno de los expertos en la materia. Para conseguirlo, cualquier empresa tiene que estar dispuesta a gastar cientos de millones de dólares.

Apple lleva al menos 5 años investigando en secreto esta posibilidad. Jobs en su momento visionó que los móviles y en general los dispositivos que llevaríamos encima podrían en todo momento indicarnos cualquier anomalía en nuestra salud.

El laboratorio y la consulta en la mano

No solo se trataría de conocer en todo momento los niveles de azúcar en sangre. También otras constantes vitales como pueden ser los niveles de oxígeno, las pulsaciones del corazón y las presiones sanguíneas.

Según algunas fuentes, en este equipo están trabajando unas 30 personas. Sin embargo, son solo especulaciones. Lo cierto es que Apple ha estado contratando en secreto personal de empresas biomédicas como Vital Connect, Masimo, Sano, Medtronic y C8 Medisensors.

Algunas de estas personas se unieron al equipo secreto de la glucosa. Otros pasaron a formar parte del equipo del Apple Watch.

Si Apple consigue desarrollar este sistema de medición de glucosa en sangre habrá marcado un hito en el desarrollo de la medicina. Millones de personas en todo el mundo podrán mejorar su salud y será la puerta abierta para un nuevo elenco de aplicaciones en el móvil.